ALUCINANTE Y BESTIAL

 

El pick-up de Ford, es una de las mayores demostraciones de robustez y fuerza que puede llegar a existir en un coche de estas características. La ejecución del concepto americano y el poder con todo lo que se ponga por delante, aunque estemos hablando de mas de 2 toneladas de peso y 5,36 metros de largo es parte de su adn. Una bestia que no peca de torpe y con la que el off-road se convierte en el nuevo pasatiempo de los atrevidos.

 

Diversión y polivalencia, esa es la quintaesencia del poderoso Ranger Raptor de Ford. Contundente en terrenos de accesibilidad complicada y sencillez de manejo en la tareas más cotidianas. Su ADN derivado del todopoderoso F-150 Raptor, la camioneta por excelencia, le permite competir por ser uno de los pick-up más versátiles del mercado, y gracias a su mecánica y a unas reforzadas suspensiones de competición firmadas por Fox Racing confirmarse como el pick-up definitivo en Europa. Tiene todo lo necesario para ser divertido en el ocio, y un monstruo para las tareas más pesadas.

EL ATRACTIVO DE LA FAMILIA RAPTOR

Los que nunca hayan pensado en las virtudes de un Raptor tienen la obligación de saber que no es difícil conseguir que una máquina de semejante envergadura sea atractiva, todo lo que respira Raptor se envuelve rápidamente con olor a aventura. Ford ha puesto especial cuidado para resaltar las formas de la carrocería. Se han ensanchado sus formas, el frontal ha suavizado sus curvas y las aletas sobredimensionadas ofrecen una imagen poderosa, el logo de Ford en negro en todo lo ancho de la parrilla es algo sensacional. La esencia del Ford F-150 Raptor europeizada en el nuevo Ranger Raptor sin perder un ápice de la filosofía de la camioneta americana por excelencia. Puede ser una divertida máquina para sortear dunas como si estuvieras en una autopista, pero también un sofisticado pick-up de carga y en ambas opciones rivaliza con cualquier SUV que se tercie.

Entrando a valorar las proporciones, lo mejor es sin duda su altura libre al suelo, unos 28 centímetros que sacan los colores a la competencia y permiten olvidarse del estado del terreno gracias a su sofisticado sistema de suspensiones, heredado de la competición y firmado por FOX Racing donde los amortiguadores tienen un 32% más de recorrido los del eje delantero y un 18% los del trasero. Aquí es donde se encuentra el corazón del Ranger Raptor y lo que le hace diferente, divertido, capaz y genial. A día de hoy no hay en el mercado un pick-up igual de eficaz.

UN BRILLANTE MOTOR PARA DISFRUTAR A TOPE

Si al excelente trabajo realizado en las suspensiones, piedra angular de todo pick-up, le unimos un poderoso y brillante motor V6 de 3.0 litros que entrega una potencia de 292CV de potencia puesto a punto por Ford Performance, todo esto puede no decir nada. Pero si añadimos que dicho motor hace una entrega de par de 500Nm asociada a una caja de cambios automática de 10 velocidades que procede tanto del F-150 como del Mustang, puede que la percepción del producto empiece a cambiar un poco. En el Ranger Raptor todo es un conjunto y todo funciona a la perfección. Eso sí. Con este motor bajar de los 15 litros de media es toda una osadía, pero que maravilla de motor.

Si a todo este despliegue tecnológico le sumamos el selector de modos de conducción que además de Normal y Sport para asfalto, en condiciones off-road permite elegir Hierba-Grava-Nieve-Barro-Arena-Roca y Baja junto a un ángulo de ataque de 32º, de salida de 24º y una profundidad de vadeo de 85 cm, podemos decir bien alto que el Ranger Raptor es el vehículo definitivo. Jugando con los modos el rato es todo un gatito que ofrece la máxima diversión.

HABITABILIDAD Y CALIDAD INTERIOR

El Ranger Raptor es un vehículo a medio camino entre un SUV y un industrial, eso está claro. Un detalle a tener en cuenta y por ello el pick-up de Ford es esta variante “lo no va más”. Las calidades son similares a las de un turismo de la marca. Los mandos se sitúan de manera ergonómica y no hay nada que no se pueda encontrar con un golpe de vista. El puesto de conducción es muy agradable, claro y de fácil lectura. La botonadura es de tacto agradable. Incluso los mandos del transfer son de fácil accionamiento y se encuentran con facilidad. Destacan unos asientos delanteros de corte deportivo que son muy confortables. Los cosidos en hilo azul recorren todo el interior haciéndolo más acogedor. Y es que siendo sobrio por concepto, es un vehículo acogedor, y en numerosas circunstancias la máquina perfecta de diversión. Su manejo no es típico de camioneta 4X4, es el de un vehículo traga-todo que se hace tremendamente divertido en una pista de barro y agua.

CONCLUSION

Nuestra opinión es que puede con todo y a buen ritmo. Su brillante motor mueve con soltura sus más de 5 metros de coche. Maniobrar en ciudad es difícil, no está hecho para la urbe, pero no se compromete al realizar giros complicados. Su espectacular suspensión deportiva permite convertir al racional Ranger en una bestia de la diversión, o del trabajo. Si tenemos a nuestra disposición unos 56.321€, promoción arriba o abajo, este es el coche definitivo.