En estos días tan atípicos nos abordan muchas ideas y sentimientos, muchos de ellos encontrados. Ya llevamos más de un mes confinados en nuestras casas y todavía no sabemos a ciencia cierta cuando vamos a poder retomar nuestra actividad habitual.

¿Actividad Habitual?, sabemos, más o menos, qué dejamos cuando nos vimos envueltos en esta situación, pero ¿alguien podría decir a ciencia cierta qué nos vamos a encontrar cuando volvamos?…
Casi todos estamos de acuerdo en que tras la vuelta ya nada será igual, aunque todo seguirá siendo lo mismo.

La industria del automóvil, que es la que nos ocupa en estas lineas, se ha volcado en hacer frente al coronavirus. En estas últimas semanas se han puesto en marcha en España (también en muchos países más) iniciativas para desarrollar soluciones de distinta naturaleza y con diferentes estados de madurez y niveles de prestación funcional.

Muchas marcas han puesto sus flotas a disposición de los Hospitales, Cruz Roja y otras instituciones que están en primera línea de la batalla contra el virus. Iniciativas como #YOCEDOMICOCHE lanzada inicialmente por HYUNDAI, y a la que se han ido sumando el resto de marcas y muchos concesionarios, están sirviendo para ampliar la capacidad de respuesta a la población por parte de estas entidades y organizaciones, y así poder llevar la ayuda a más personas.

Y esto está muy bien, pero no debemos olvidar que las fabricas de coches en España representan un porcentaje importantísimo del PIB, con muchos empleos a sus espaldas no solo directos sino con todo el entramado de proveedores y servicios que mueven a su alrededor, Y AHORA ESTAN PARADAS. Algunas de ellas se han trasformado rápidamente en fábricas de respiradores o de mascaras protectoras, pero en su mayoría tienen a los empleados en casa y con muchos ERTE´s en tramitación, no empezarán a funcionar hasta finales de abril, y no en las condiciones en las que pararon.

De momento es de agradecer las donaciones, pero también todo el esfuerzo que están haciendo para mantener a los que estamos en casa un poco más entretenidos… visitas virtuales a sus museos, juegos, recortables o coloreables para los más peques…

Pero como decimos en el titulo… ¿Y luego qué?

Pues si me dejáis hacer una pequeña reflexión, nos costará recuperarnos, el paro crecerá, las ventas de coches, tanto nuevos como usados bajarán… pero será en el corto plazo, en lo que tardemos en volver otra vez a la rutina, una rutina que llevará cambios, sí, pero que volverá. Los concesionarios volverán a vender coches, aunque como en estos días ya nos hemos acostumbrado a comprar por internet… quien sabe, puede que las ventas de coches también cambien. Seguro que cambian respecto del combustible, porque en estos días también hemos podido pensar más en la electrificación, y las políticas de las marcas en este sentido seguro que no van a cambiar, y estamos avocados a la electrificación del parque, porque las marcas seguirán necesitando cumplir con emisiones.

Solo espero que pronto podamos echar la vista atrás y ver estos meses, los pasados y los que vienen, como un mal sueño y que podamos seguir soñando con un futuro mejor.

Tengo que agradecer al dire, JF Calero, la oportunidad que me ha brindado para poder haceros llegar estas líneas. Seguro que el os podrá hablar de todo esto mucho mejor en un próximo video, pero ahora, y si habéis sido capaces de aguantarme hasta el final… muchas gracias a todos, y #quedateencasa en ya queda menos.