El afortunado en recibir la primera unidad del nuevo Ford GT para el mercado europeo ha sido el piloto danés de carreras Jason Watt.

La entrega del coche se convirtió en todo un acontecimiento. El acto se celebró en Copenhague, y no faltó ni la tarta con la forma del modelo. Así se recibió en Europa al supercoche capaz de alcanzar los 347 km/h gracias a un corazón mecánico V6 de 3.5 litros EcoBoost y 655 CV. Con carrocería en fibra de carbono, el interior se ha adaptado especialmente a su dueño, que quedó paralítico tras un accidente de moto en 1999. Este primer Ford GT de toda Escandinavia lleva un portaequipajes capaz de transportar fácilmente la silla de ruedas de Watt. Con todo, el dueño podrá disfrutar de un comportamiento netamente de circuito, destacando el increíble aplomo del conjunto y el agarre de los neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2.

“Mi Ford GT es probablemente el automóvil más rápido del mundo que puede aparcar en espacios para minusválidos”, comentó entusiasmado en el evento. Se daba así el pistoletazo de entrega a clientes de las 1.000 unidades de producción previstas, y eso que la marca recibió 6.506 reservas en abril de 2016.

Y es que la leyenda americana de LeMans continúa despertando un enorme interés comercial en pleno siglo XXI. Una curiosidad: Jason Watt ya era propietario de la generación modernizada lanzada en 2005.