LE VA LA MARCHA!!!!!

Porsche presenta un producto polivalente y claro está, eléctrico. Su configuración de 4 puertas, sus 600 CV y su aspecto campero 4x4 hacen del concepto Mission E Cross Turismo un producto emocional e innovador.

Este polifacético automóvil está dirigido a gente con un estilo de vida activo, a quienes les gusta pasar su tiempo de ocio viajando, practicando deporte o realizando otras actividades al aire libre. Gracias a su tracción a las cuatro ruedas se puede llegar sin problemas a cualquier pista de esquí y, además, la flexibilidad de su interior no sólo ofrece un espacio grande para el equipamiento deportivo, sino que los modernos sistemas de montaje de todo tipo facilitan el transporte de objetos tan diversos como una tabla de surf o una bicicleta eléctrica Porsche.

 

Los puntos fuertes de este Cross Turismo de cuatro puertas son su diseño emocional con llamativos elementos todoterreno, así como la innovadora pantalla y su concepto de funcionamiento táctil y con control de seguimiento de la vista. Con una longitud de 4,95 metros, este vehículo laboratorio tiene tracción a las cuatro ruedas y una arquitectura de 800 voltios, preparada para la conexión a la red de carga rápida de baterías. También se puede cargar por inducción o utilizando el sistema Porsche de almacenamiento de energía del hogar.

ADN PORSCHE

Con un capó bajo entre poderosas aletas curvadas, el frontal del Mission E Cross Turismo revela claramente, incluso a primera vista, su conexión con el icono de los deportivos, el Porsche 911. Las tomas de aire verticales del frontal, conocidas como “cortinas de aire”, proporcionan una de las características de diseño más llamativas. Los faros Matrix LED representan otro elemento de estilo destacado. Las típicas luces diurnas Porsche de cuatro puntos han sido desarrolladas en estrechos elementos tridimensionales de cristal. Además, el coche se beneficia del haz luminoso de alto rendimiento Porsche X-Sight. Entre los elementos de diseño todoterreno se incluyen los robustos pasos de rueda y umbrales de puerta, el imponente aspecto del spoiler delantero y del faldón trasero y el incremento de altura libre al suelo.

La silueta está marcada por una línea de techo deportiva que se estrecha hacia la parte posterior, una característica que los diseñadores de Porsche llaman “línea de vuelo” y que se inspira en la trasera del Panamera Sport Turismo. El diseño dinámico de las ventanillas laterales es el típico del estilo Porsche. Las anchas aletas y los laterales tridimensionales con salidas de aire detrás de las ruedas delanteras refuerzan el carácter deportivo crossover de este concept car, que mide 1,99 metros de ancho. Unos llamativos faldones laterales con aspecto off-road y las llantas de 20 pulgadas son otras de las características que definen al vehículo.

Este coche laboratorio, también es inmediatamente reconocible como un Porsche desde la parte de atrás. Además del deportivo spoiler de techo, el vehículo lleva la tradicional tira de luz longitudinal. Las letras Porsche iluminadas en blanco son de cristal y están incrustadas en una cubierta tridimensional con un circuito gráfico. La “E” de las letras “Porsche” parpadea cuando el coche se está cargando y el resto de la franja longitudinal cobra vida mediante impulsos de luz, lo que transmite una sensación visual de ese flujo de energía que se está produciendo en el vehículo. El gran techo panorámico de cristal va desde el parabrisas hasta el portón trasero y proporciona una impresión de amplitud generosa.

UN PORSCHE PARA TODOS LOS CAMINOS

El Mission E Cross Turismo da una idea de cómo podría ser la variante de producción en serie de esta berlina con atributos camperos: un vehículo que sirve igual para viajar, para la vida cotidiana y para la aventura. En definitiva, un compañero versátil, tanto en la ciudad como en el campo. Los pasajeros se benefician de la versatilidad de sus cuatro asientos de 1,42 metros de altura. Entre los respaldos de los asientos traseros hay una trampilla muy útil para llevar objetos largos, como, por ejemplo, unos esquís. Los propios respaldos de los asientos también se pueden abatir. En el maletero hay un sistema de raíles con cintas que se ajustan o se quitan, lo que permite colocar objetos de forma rápida y segura. Fuera del vehículo, los ocupantes también se pueden beneficiar de la bicicleta eléctrica de alto rendimiento Porsche e-bike. Este concepto de movilidad da la opción a los clientes de continuar disfrutando durante su tiempo libre con el diseño, la tecnología y las prestaciones de un Porsche, pero sobre dos ruedas.

El interior ofrece una interpretación completamente nueva de los clásicos elementos Porsche y lo traslada a la era digital. La parte superior y la inferior del panel de instrumentos tienen forma de ala y enfatizan la anchura del vehículo. El salpicadero tiene una clara disposición horizontal, con unas pantallas muy anchas para el conductor y el pasajero de delante. El cuadro de instrumentos está curvado e inclinado hacia el conductor y consiste en tres esferas gráficas circulares, desplegadas digitalmente en pantallas TFT.

DEPORTIVO ELECTRICO PRESTACIONAL

Dos motores síncronos de imanes permanentes (PSM), que consiguen una potencia conjunta superior a los 600 CV, permiten que acelere de 0 a 100 km/h en menos de 3,5 segundos y alcance los 200 km/h antes de que se cumplan los 12 segundos. Esta potencia se transfiere a la carretera a través de un sistema de tracción a las cuatro ruedas bajo demanda que incorpora el Porsche Torque Vectoring, un mecanismo que distribuye automáticamente el par a cada rueda en función de las necesidades. La dirección a las cuatro ruedas contribuye a una agilidad y estabilidad del vehículo ejemplares, mientras que la suspensión neumática adaptativa permite un incremento de la altura libre al suelo de hasta 50 milímetros. El Porsche Dynamic Chassis Control (PDCC) es otro de los sistemas disponibles a bordo. Este sistema proporciona una estabilización activa del balanceo y previene las inclinaciones laterales del coche en las curvas. También reduce la inestabilidad lateral en terreno bacheado.

MISSION E-XPERIENCE

Uno de los puntos relevantes del Mission E Cross Turismo son las nuevas pantallas y el concepto de manejo. Gracias a las nuevas soluciones de conectividad, el vehículo también puede estar perfectamente integrado en un estilo de vida digital. El resulto es una experiencia de usuario realmente única. Las opciones más importantes de pantallas y del sistema de control incluyen:

  • Pantalla del conductor con seguimiento de la vista: El cuadro de instrumentos se compone de tres elementos virtuales redondos. Estos están asignados a las categorías Porsche Connect, Rendimiento, Conducción, Energía y Sport Chrono. Utilizando una cámara en el retrovisor interior, el sistema de seguimiento de la vista puede reconocer a qué instrumento está mirando el conductor. El instrumento en el que está interesado se coloca en un primer plano, mientras que los otros pasan a un segundo plano al no mirar hacia ellos. Las pantallas se manejan utilizando unos controles táctiles inteligentes situados en el volante.
  • Pantalla del pasajero: La pantalla abarca todo el ancho del sitio ocupado por el pasajero. Éste puede interactuar con varias apps a través del seguimiento visual y la tecnología táctil, lo que le permite acceder a funciones como música, navegación, climatizador y contactos.
  • Campo de control táctil en la consola central con menús de información detallada.
  • Pequeñas pantallas táctiles: Estas pantallas están situadas en los módulos del regulador de ventanas multifunción (para el ajuste de los asientos y las funciones de confort de los asientos), así como en las salidas de aire sin lamas que van a derecha e izquierda del salpicadero. Al deslizar el dedo hacia un lado o hacia otro de dichas pantallas se puede ajustar, por ejemplo, la intensidad de la ventilación.

El enfoque de “habitáculo inteligente” simplifica las operaciones. La configuración del vehículo, su climatización interior y la iluminación ambiental se ajustan automáticamente a los deseos de los ocupantes y a las diferentes situaciones de conducción.

100% RECARGABLE

La arquitectura de 800 voltios del vehículo garantiza que la batería de iones de litio se cargue en unos 15 minutos para conseguir una autonomía aproximada de 400 kilómetros (sobre la base del ciclo de homologación NEDC). Este coche laboratorio permite una recarga flexible, tanto cuando se está en movimiento como en casa, y es compatible con la red de carga rápida que se está montando en las carreteras europeas como parte de la empresa conjunta IONITY. En el lugar de trabajo, el Mission E Cross Turismo se puede cargar por medio de la tecnología de inducción y, en casa, podemos usar un poste de carga o el sistema Porsche de gestión de energía del hogar. Esta última opción puede combinarse con el propio sistema fotovoltaico de la casa para emplear la energía solar en la recarga.

Este laboratorio rodante es además de tecnológico, puramente emocional. Ofrece todo lo que Porsche ha creado a lo largo de sus historia y ha conseguido unir tradición con vanguardia. Queremos verlo rodar por nuestras carreteras.