A Javier González, del equipo CGA CAR Service, sus amigos le apodan “tuercas”. Un apelativo guasón, como él mismo, que debe a su profesión. Ésa a la que en su entorno sólo ven ventajas. “Nos viene muy bien tener un amigo mecánico. Siempre se ofrece a ayudarnos y tiene una gran habilidad. Además sabes que vas a ir a arreglar tu coche y a pasar un buen rato”, explica Pablo López, uno de los amigos de Javier. Incondicionales todos ellos. Tanto que no dudan que la victoria en IRONCAR será para Javier y CGA CAR Service. “Apriétales las tuercas bien a todos y llévate el programa. Y cuando salgas nos vamos al bar de mi cuñado y nos tomamos unas gordas”, le anima Pablo.

IMG_9262

Pablo, amigo de Javier en un momento del rodaje de IRONCAR

Javier le reconoce a su amigo que se ve ganador. Probablemente porque la naturaleza del toledano es cien por cien positiva. Y también competitiva. Por eso confiesa que va a ir por todas y a Pablo no le extraña, como tampoco el hecho de que su amigo se haya convertido en uno de los protagonistas de una competición entre talleres en televisión. “Me parece que es su sitio. Es un tío que todo el rato tiene recursos, todo el tiempo sale por algún sitio que siempre te sorprende. Tiene mucha facilidad para relacionarse con la gente, siempre tiene una sonrisa y ve la parte positiva”.

Pero su fan número uno en IRONCAR es, sin duda alguna, su esposa, Corina Trif. “¡Vamos campeón! Tú puedes con todo. Todo lo que haces lo haces fenomenal”, es el mensaje de apoyo de Corina quien detalla que a Javier la experiencia le está encantando, aunque no es la primera vez que colabora en un programa de televisión. “Del equipo habla fenomenal, dice que tiene muy buena relación con todo el mundo y su compañero, Víctor, le cae muy bien”, añade. Y en cuanto al desarrollo del programa: “cuenta que se les está dando bien arreglar el coche”.

CORINA5

Corina, esposa de Javier

Corina se muestra casi tan ilusionada como su marido con la nueva faceta de éste. “Le gustan mucho estas cosas. Las novedades le encantan y es muy ‘echao’ palante. Le gusta tomar la iniciativa y solucionar problemas difíciles”, indica esta mujer de grandes ojos y sonrisa permanente.

A ella le contó que había sido seleccionado para participar en IRONCAR con un “tengo algo entre manos que me hace mucha ilusión, que nunca me han ofrecido y puede ser muy importante para mí”. Desde que comenzó el programa Corina nota un “poquito” la ausencia de Javier. Algo normal teniendo en cuenta que los participantes deben compaginar trabajo y jornadas de grabaciones.

No obstante, Corina está contenta porque ve feliz a su marido. “Es una persona a la que le encanta lo que hace. Nunca se queja por su trabajo. Le apasiona. Le gusta que el cliente quede contento con su trabajo y que siempre vuelva”, afirma poco antes de que Javier y su equipo se enfrenten a la decisión del jurado tras una prueba de diagnosis.