Para la mayoria de las personas, enero es un mes de “descanso” tras las fiestas navideñas. Es cuando tratamos de recuperarnos de los excesos cometidos y de prometernos que seremos buenos durante el resto del año. Enero no es un mes para competir en los circuitos, a menos que participes en las 24 Horas de Daytona.

Durante más de 50 años, el clásico de Daytona ha impulsado el calendario de carreras de los EE. UU. (el propio Bruce McLaren ha disputado esta prueba) y la acción en pista comienza este fin de semana, con una prueba de tres días antes de la gran carrera, 27 y 28 de enero.

Apodado como ‘ROAR’, es la última oportunidad para que equipos y pilotos se familiaricen con el exigente Daytona International Speedway, un circuito oval que utiliza una sección adicional en su zona interior para las 24 horas.

En 2018, el interés de McLaren en la carrera será más agudo que nunca: tanto Fernando Alonso como el piloto de pruebas y reserva Lando Norris competirán en las 24 Horas de Daytona, pilotando junto a Phil Hanson, el Ligier JS P217 del equipo United Autosport. Si bien ambos pilotos de McLaren ya han probado el coche de manera independiente, este fin de semana será su primera oportunidad de correr juntos, y su primera experiencia en la pista de Daytona.

© Candi Gómez / McLaren