EL RENACIDO

Alfa Romeo vive un momento dulce, un tiempo tal vez feliz. Y prueba de ello es la llegada definitiva del Stelvio. Un nuevo vehículo que junto con la llegada del Giulia quiere relanzar el “cuore sportivo”. Hemos podido probarlo en su versión diesel con tracción Q4, y ciertamente nos ha sorprendido gratamente.

Para hacer resucitar una marca creo que no hay mejor salida que la creación de un SUV de prestaciones deportivas y que además sea bonito. El Stelvio de primeras es bonito y resultón, pero después de todos los achaques mecánicas de Alfa, lo de prestaciones deportivas quizás sea algo dudoso, y eso que en el catálogo hay una versión Quadrifoglio que anuncia prestaciones totales y definitivas. Bueno, vamos a contaros como es la versión diesel con tracción total Q4 del Stelvio, el coche de la salvación de Alfa Romeo.

Lo primero y principal es que, si estás buscando el mejor SUV de tamaño medio con un toque deportivo, un motor de consumo sostenible y mucha racionalidad para utilizarlo a diario y tracción total Q4, la respuesta es el protagonista de la prueba.

ELEGANCIA DEPORTIVA

Uno de los puntos fuertes de esta versión – 2.2 JTD Q4 – , además de sus prestaciones y comportamiento dinámico, es su estética. En este sentido, el Stelvio tiene detalles exclusivos que a diferencia del Giulia le sientan muy bien. Su parrilla estilizada y rotunda muy de la marca del biscione es su punto fuerte.

Deja entrever de lo que es capaz, en diseño, la nueva Alfa Romeo. Los faros con luz diurna LED pertenecen al equipamiento de serie, y en la trasera destaca el sistema de escape con dos tubos finales cromados bien resuletos. Los grupos ópticos traseros no están divididos, y se presentan con bandas de luz LED envolventes. Asimismo, de serie, esta versión incluye las barras longitudinales del techo en aluminio anodizado o, de forma opcional, en color negro.

SUV LIGERO

Con un peso en balanza de casi 200 kilos menos que sus competidores, el Stelvio refuerza su imagen deportiva por hacer frente a modelos de más caballaje con una excelente relación peso/potencia donde los kilos sí importan. El eje de transmisión es de fibra de carbono y el motor de aluminio así como el capó, aletas, puertas y portón trasero. Todo ello hace que los 1.734 kilos finales del Stelvio le otorgen un comportamiento dinámico de primer nivel.

Pero además de tener una línea sugerente y deportiva, Alfa también se ha preocupado de lo referente a las prestaciones finales de su brioso motor diesel JTD de 2.2 litros de cilindrada y 210 CV de potencia. Puede parecer corto en potencia, pero en los desarrollos largos no se aprecia y en parte gracias al fenomenal trabajo de su caja de cambios automática de 8 velocidades. Desde las 1.000 revoluciones el Stelvio empuja de manera endiablada y lograr 6 litros de promedio cada 100 kms. no es ninguna quimera. Un poco más adelante os contaremos más detalles.

INTERIOR UN TANTO SOSO

Una vez que quedamos convencidos por el diseño deportivo de la carrocería, llega el turno de explorar el interior. Para ello, lógicamente, hay que abrir la puerta y, en ese momento, gracias al tacto de la misma, ya notamos que la calidad es muy buena.

La primera impresión es un interior elegante a la vez que deportivo pero como deriva de su hermano Giulia no crea ningún efecto sorpresa. Lo primero que vemos es que el sistema de navegación o de info-entretenimiento, como ahora se llaman, no son de pantalla táctil sino que se regula mediante una rueda ubicada al lado de la palanca de cambios. En general la disposición de todos los mandos crea una atmósfera minimalista, a mi me gusta, que busca más un enfoque práctico y ligero que sofisticado y glamuroso. La posición al volante es buena. Echamos en falta un cargador inalámbrico para móviles, un Head-up-Display y una cámara trasera de mejor calidad. Pero hay un detalle, uno, que sobresale por encima de todos los demás. Unas hermosas levas de cambio, que pese a ser opcionales, le sientan muy bien y van ancladas a la columna de la dirección. Perfectas para manejar el Stelvio Q4 en carreteras reviradas y de continuo manejo del cambio. El habitáculo es de color negro, y las plazas traseras son para dos adultos, en parte la culpa la tiene el túnel de transmisión, que anula la quinta plaza sólo útil si la emplea un niño.

El maletero de 525 litros se sitúa en la media de lo que ofrece la competencia, y gracias a que sus formas son regulares es muy aprovechable. Se abre y cierra de manera automática.

TRACCION TOTAL Q4 Y MOTOR DIESEL DE 210 CV

Hacer rugir al Stelvio Q4 se hace pulsando el botón de arranque para despertar a esta nueva bestia. En ese momento, el motor Diésel se pone en funcionamiento, y lo hace de una forma refinada, sin apenas percibir vibraciones parásitas y ruidos desagradables. Estamos dispuestos a conducir un rabioso Alfa Romeo con carcasa SUV.

El motor diésel del Stelvio de 210 CV y con un par motor de 470 Nm le ofrecen unas prestaciones finales nada envidiables en bloques de configuración V6. Este 4 cilindros tiene mucho que decir, y gracias al buen rendimiento del motor, la caja de cambios de 8 velocidades y su dieta de kilos, el resultado es muy brillante. Su consumo promedio de 6 litros es buena prueba de todo lo dicho.

Sobre la tracción total Q4, hay que reseñar que la configuración inicial del vehículo es la de un tracción trasera pero que cuando percibe pérdidas de adherencia, el sistema transfiere hasta el 50% de par al eje delantero. Como resultado, una dinámica de conducción precisa e impensable en un SUV. La ausencia de subviraje en curva es casi inapreciable. Gracias a esta configuración el nuevo Stelvio es uno de los mejores SUV en cuanto a comportamiento y dinámica de marcha, y si además le sumamos a la ecuación una dirección directa, rápida y precisa, el cóctel es de los mejores. Podemos decir sin temor a equivocarnos mucho que el Alfa Romeo Stelvio Q4 es uno de los mejores y más brillantes SUV del momento. Así que su hermano Quadrifoglio tiene que ser la bomba.

En definitiva, si estás buscando un SUV con prestaciones, pero asociado a un motor diésel que te permita un uso sostenible para el día a día, la mejor elección que se plantea ahora es la de elegir un Stelvio. Su motor JTD de 210 CV sin ser brillante en prestaciones, reúne elementos que lo hacen enérgico, como es una caja de cambios de 8 velocidades, un sistema de tracción Q4 con acople al eje delantero y un peso de 200 kilos menos respecto a la competencia. Así que su rendimineto es soberbio y su consumo muy contenido. Pocos de su tamaño y peso entregan cifras en el entorno de los 6,5 litros. Puede que su interior no esté lleno de luces, pero viajar a bordo será una muy buena experiencia. Por poco más de 50.000€ puede presumir de un Alfa Romeo con todas las de la ley.